Travel and Exchange, el blog de los viajeros que cambian moneda

Qué ver en Nepal

Qué ver en Nepal

Nepal es ese pequeño país que muchos no saben situar en el mapa (o si lo hacen, es dentro de India), al que otros solo conocen porque el Everest marca su frontera con China (hay que tener en cuenta que el 83% de su territorio es montañoso) y del que algunos han empezado a oír a hablar después del terremoto de abril de 2015. En realidad, este rincón, donde la paz y el amor nunca terminan (por las siglas en inglés de Never Ending Peace And Love), es mucho más que eso.

Nepal es su gente y las ganas de vivir de esta, pero también sus monumentos (muchos duramente castigados por el seísmo, como podréis ver en las imágenes), resultado de siglos de mezcla de religiones (el 80,6% de la población es hinduista; el 10,7% budista; el 4,2% musulmana y existe una minoría cristiana, según datos del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación de España). Por eso, en esta entrada, te contamos qué ver en Nepal.

  • Basantapur

La primera parada obligatoria de cualquier viajero que visite Nepal es esta plaza, Durbar Square, una de las principales de Katmandú y que está situada frente al antiguo Palacio Real, construido en 1908 después de un viaje del rey Jung Bahadur Rana por Inglaterra.

Imagen de Basantapur, en Katmandú

Este complejo es uno de los más castigados por el terremoto por lo que al ir a visitarlo, encontrarás muchas de sus partes derruidas y también carteles que te mostrarán cómo era todo antes del mismo. La entrada te costará 750 rupias nepalís (unos 6 euros).

Imagen actual de Basantapur, en Katmandú

  • Pashupatinath

Este templo hindú es uno de los más grandes del mundo dedicados al dios Shiva. Puede que te resulte familiar porque en él se produce la cremación de los difuntos antes de ser arrojados al río Bagmati (igual que ocurre en el río Ganges en India), en una de cuyas orillas se encuentra. Situado a las afueras de la capital del país, Katmandú, solo pueden entrar en él los ciudadanos hindúes, nepalís e indios. Por eso, como turista, solo podrás observar desde la otra orilla del río cómo son incinerados varios cadáveres al mismo tiempo, con los llantos de desolación por la irrevocable muerte de fondo.

Imagen de Pashupatinath.

Tendrás que pagar 1000 rupias nepalís (unos 8 euros) para acceder al complejo.

  • Boudhanath

Conocido por ser uno de los principales lugares budistas en Katmandú, Boudhanath (también conocido como Khasa Caity en nepalí) es una de las estupas más esféricas del país. La afluencia de refugiados tibetanos procedentes de China llevó a la construcción de más de 50 monasterios tibetanos a su alrededor. La entrada te costará unas 250 rupias nepalís (unos 2 euros).

Imagen actual de Boudhanath

  • Swayambhunath o Monkey Temple

Este recinto puede ser considerado uno de los principales templos de peregrinaje budista y está compuesto por una estupa, varios templos y un monasterio tibetano, entre otros edificios (algunos de ellos en proceso de restauración tras el terremoto). Lo que más te sorprenderá de este rincón sagrado es la cantidad de monos que encontrarás danzando por sus calles (de ahí que reciba el nombre de Monkey Temple). Y te recomiendo que tengas cuidado con ellos porque no se andan con tonterías si intentas quitarles algo que creen suyo 🙂

Imagen actual del Monkey temple

Aquí también encontrarás grandes ruedas de oración tibetanas adornando el decorado que, más tarde, podrás comprar a pequeña escala en cualquiera de las pequeñas tiendas regentadas por locales en sus calles. Recuerda que los nepalís creen que si el primer cliente del día compra algo, esto les traerá fortuna para el resto del día.

Rueda de plegaria en el Monkey Temple

La entrada a este lugar te costará 200 rupias nepalís (unos 2 euros).

  • Bhaktapur

Esta es otra de las ciudades que han sido severamente golpeadas por el seísmo y además, en esta queda patente no tanto por el estado de sus monumentos sino, principalmente, porque gran parte de su población sigue viviendo en tiendas de campaña montadas por organizaciones como Cruz Roja China.

Imagen de la calle principal de Bhaktapur

Durbar Square conecta con la plaza principal de la ciudad, llamada Tomadhi Tol, donde encontrarás el palacio construido por el rey Bhupatindra Malla y que fue hogar de la realeza nepalí hasta 1769. La entrada al templo, que te costará 1500 rupias, está restringida para los hindúes y no podrás hacer fotos en su interior. Y si te sobra tiempo, puedes aprovechar esta visita para ir al templo de Changu Narayan, en Champak, a 5 km de Bhaktapur (podrás llegar en autobús por 20 rupias).

  • Patan

Patan (también conocida como Lalitpur) es uno de los tres reinados más antiguos del país y una ciudad con encanto natural con sus tiendas con ese sentir añejo, sus gentes en las calles… Pero si tenemos que destacar algo, eso es su plaza principal, Durbar Square, uno de los mejores ejemplos de la arquitectura newari en este país. Al estar rodeado de estupas, se cree que fue construido por el emperador Ashoka en el siglo III a.C. Para acceder, tendrás que pagar 500 rupias nepalís (unos 4 euros).

Imagen de Durbar Square, Patan

Otro de los lugares que no te puedes perder en Nepal es el Hiranya Varna Mahavihar o Templo de Oro, lugar de culto para hinduistas y budistas. Para llegar a este tendrás que callejear desde la plaza principal de la ciudad.

Templo en Patan

  • Nagarkot

Si no vas a tener demasiado tiempo para hacer un trekking largo durante tu estancia en Nepal (actividad imprescindible en este país por la belleza de sus paisajes), pero sí que cuentas con una noche para estar fuera de Katmandú, ir a Nagarkot es una gran opción. Desde este lugar, situado a 32 kilómetros de la capital del país, podrás disfrutar de unas maravillosas vistas del Everest, así como del resto de nevados picos del Himalaya.

Imagen de Nagarkot

Eso sí, te recomiendo que lleves unos buenos calcetines y un buen calzado porque si llueve, o ha llovido, cuando vayas (muy común, si viajas a este destino durante los meses de monzón) las sanguijuelas que habitan allí intentarán pegarse un festín a costa de tu sangre (con la mía lo consiguieron).

Por último, debes tener en cuenta que los precios para entrar a los lugares incluidos en esta entrada son aplicables a todos los países, excepto a los pertenecientes a la Asociación Sudasiática para la Cooperación Regional (SAARC, por sus siglas en inglés), para los que son bastante más baratos. Aunque debo decir que lo que realmente me llamó la atención fue que estos precios han subido después del terremoto… Sea como sea, no te olvides de cambiar tu moneda con Global Exchange, antes de tu viaje a este país asiático.

© Imágenes: Miriam Gómez Blanes.

 [cta id=”3897″ align=”none”]

Miriam Gómez Blanes

Periodista inquieta y adicta a la escritura sin solución, actualmente coordino los contenidos del blog de viajes de Global Exchange, «Travel and Exchange». También cuento otras historias y realidades en mi blog: www.overthewhitemoon.com. Y lo hago mientras recorro el mundo. Si un viaje me dice ven, lo dejo todo.

Esta entrada tiene un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre